Cómo crear tu huerto urbano

Cómo crear tu huerto urbano

Empezar tu propio huerto es una manera de desarrollar un estilo de vida más sostenible y pausado, que te dará acceso a comida ecológica, de temporada y a un buen precio. No hace falta tener un gran espacio para crearlo, con un balcón ya basta, y es normal tener muchas dudas al principio sobre cómo hacerlo. 

Aun así, cada vez son más las personas que se animan a crearlo ya sea en su balcón, terraza o piso. Es una buena afición y a muchos les gusta poder cultivar sus propias frutas, verduras u hortalizas. Pero para poder hacerlo, hace falta saber algunos elementos clave.

Busca un punto con luz

La luz es el factor más importante en el crecimiento de nuestro huerto urbano. La mayor parte de los cultivos necesitan unas cuatro o seis horas de luz directa y, por lo tanto, deberemos buscar un espacio soleado para poner nuestras plantas. Y recuerda que la luz varía según las estaciones del año, por lo que quizás hará falta trasladar tu huerto a otro espacio. 

Escoge el recipiente adecuado

Dependiendo de qué quieras cultivar, el recipiente deberá ser más o menos grande. Esto se debe a que cada cultivo pide ciertas condiciones: el tomate necesita 20 litros de sustrato para crecer bien. Además, las plantas no aguantan el agua estancada y por lo tanto deberán estar en un sitio con drenaje. No queremos que el cultivo se ahogue, pero tampoco que se seque.

Empieza con cultivos fáciles

Si te inicias con algo sencillo y ves que da sus frutos, te puedes animar a continuar con la experiencia. Algunos de los cultivos ideales para principiantes son: ajos, cebollas, lechuga, pimientos, tomates cherry, orégano y fresas. No dudes en documentarte si quieres plantar alguno de estos, algunos crecen en temporadas o condiciones concretas, y cada uno pedirá unas cosas u otras.

Riega poco y con mucha frecuencia

El huerto que se cultiva en recipientes requiere regarlo con poca cantidad de agua, pero con mucha frecuencia, a diferencia de cuando se cultiva en el campo. Esto se debe a que las raíces no pueden aumentar su profundidad en busca de agua. Aun así, una regadora puede servirte perfectamente, pero si quieres ser una persona práctica puedes optar por un sistema de riego automático. 

Adáptalo

Si una planta no te convence o no está creciendo cómo debería, puedes substituirla por otra. Asegúrate de tu decisión y aprende qué cultivos te funcionan mejor a ti y a tu huerto. Descubrirás que hay plantas que no conviven muy bien y otras que te darán tantos frutos que no sabrás qué hacer con ellos. 

Tu huerto es tuyo y el proceso de aprendizaje también. Improvisa y cuídalo.

Ante cualquier duda con tu cultivo recuerda consultar a una persona profesional o experta, ya sea por cuestiones de crecimiento, frutos, plagas, etc. Recuerda que tu huerto urbano te ayudará a conocer lo que comes y de dónde viene y que es un proceso de aprendizaje.

Deja un comentario

Carrito de compra

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para más información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies