Beneficios clave de practicar la jardinería

Beneficios de la jardinería

Ir a la montaña es una de las prácticas que se suelen hacer cuando alguien quiere relajarse, hacer deporte o pasar un buen rato en compañía. Pero todo esto se puede hacer desde casa, tengas un jardín o unas cuantas plantas que le den un toque a tu hogar. Practicar jardinería trae muchos beneficios físicos y mentales que ayudarán a tu salud o a los tuyos.

Ayuda a mejorar la calidad del sueño

La jardinería reduce los niveles de estrés, de manera que el sueño mejora: aumenta el bienestar mental de la persona, como también su nivel de relajación. Además, si te animas, puedes incluir plantas en tu habitación. Algunas como el Aloe vera, la Lavanda o las Gardenias tienen propiedades purificantes, o bien un buen aroma que te ayudará a dormir mejor.

 

Reduce los nervios, el estrés o la ansiedad

Diferentes estudios han demostrado que rodearse de plantas o de naturaleza ayuda a disminuir los niveles de ansiedad. Para ello no hace falta ir lejos a buscar la naturaleza, puede venir ella a casa. Construir tu propio jardín hará que te llenes de estos olores, sonidos y sensaciones que reducen el estrés. 

Además, los aromas de ciertas plantas tienen un efecto relajante con el que podrás invadir tu casa. No sólo te relajará a ti, sino también a aquellos que vivan contigo. Fortalece los músculos y quema calorías

En una hora de jardinería, se pueden quemar unas 300 calorías. Esto se debe a que es una actividad física de intensidad media que destaca por sus movimientos repetitivos, como cavar o cortar. De esta forma, los músculos y las articulaciones ganan fortaleza y elasticidad, aunque siempre es recomendable acompañarlo de otras actividades o deportes, sigue siendo una buena rutina cardiovascular.

Reduce el riesgo de enfermedades cardiacas o de diabetes

La jardinería ayuda a mantener un estilo de vida más saludable, además de reducir el estrés. Por ello, disminuye las posibilidades de sufrir ciertas enfermedades como aquellas cardiacas, la diabetes o la obesidad, y también otras muchas. Al fin y al cabo, es una actividad física.

Tiene un efecto calmante

Al tratarse de acciones repetitivas o rutinarias – regar las plantas, desherbar, podar, etc. – el cerebro se mantiene activo, pero no de la misma manera, no requiere la misma concentración o dedicación que si estuviésemos en una oficina. Y no solo calma, sino que también ayuda a desconectar y a dejar las pantallas, que cada vez nos cuesta más.

Es una buena actividad en familia

Los más pequeños de la casa pueden aprender sobre las plantas y la naturaleza, como también de dónde vienen los alimentos y cómo cultivarlos. Puede ser una tarea que les ayude a entender el sentido de la responsabilidad y del cuidado, y a entender la importancia de proteger el medio ambiente y los espacios naturales. 

Más allá de sus beneficios, esta actividad puede convertirse en una buena afición o distracción que te acabe aportando muchos elementos positivos, como estos y muchos más.

Deja un comentario

Carrito de compra

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para más información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies